La preservación del patrimonio natural es una de las prioridades del Grupo de Desarrollo Rural del Valle de Lecrín, Temple y Costa, organización sin ánimo de lucro que aglutina a representantes de todos los agentes sociales para el reparto y gestión igualitaria de el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo.  El Valle de la Alegría es un territorio próspero y lleno de contrastes  situado a medio camino entre el interior y la costa que presenta una diversa orografía y diversidad de paisajes agrícolas.

El medio ambiente del Valle del Lecrín tiene unas características únicas por su situación entre dos parques naturales (Sierra Nevada y Almijara, Alhama y Tejeda), entre la costa y la capital, con una variedad climática y una biodiversidad de un valor incalculable que permite sostener una variada producción agrícola y un atractivo turístico único.

Por estas razones la defensa, conservación y puesta en valor del medio ambiente constituye una de las constantes de actuaciones de este GDR, que ha desarrollado una estrategia ambiental para el crecimiento sostenible y la  promoción turística de los paisajes autoctonos.

El GDR del Valle de Lecrín ha realizado recientemente la instalación de una EDAR en la Granja escuela Molino de Lecrín.  Igualmente, se ha realizado la adecuación de un sendero circular llevado a cabo por la Sociedad Benéfica La Esperanza.

El proyecto propio del GDR “Estudio para la creación de un producto turísticos de las acequias y caminos del Valle de Lecrín como elementos base para un turismo sostenible” sostiene que es posible explotar turísticamente las espectaculares infraestructuras hidráulicas y caminos de la zona.

En la localidad de Padul, el  Centro de Avistamiento de aves o el proyecto de actuaciones medioambientales en la laguna de Padul de la Asociación Medioambiental Estación Ornitológica de Padul ha supuesto la creación de un vivero de especies vegetales autóctonas, la reforestación con las plantas producidas en vivero y la cría de lechuza común autóctona como control natural de roedores para las producciones agrícolas de la zona.

 

De interés sobre los Grupos de Desarrollo Rural

 

Los GDRs son asociaciones sin ánimo de lucro en las que participan,  además de las administraciones locales, todas las organizaciones empresariales, agrarias y de otros sectores, sindicales, ecologistas, culturales, así como asociaciones de jóvenes y mujeres, entre otros.

En Andalucía existen 52 Grupos de Desarrollo Rural. Tienen encomendada la gestión de fondos públicos por la Junta de Andalucía para la ejecución de una estrategia de desarrollo en el territorio que ha sido definida participativamente por su población.

El trabajo de los Grupos de Desarrollo Rural se basa en la aplicación del ENFOQUE LEADER, un método diferente y complementario de intervención frente al tradicional de las Administraciones, La base principal en la que se sustenta la metodología LEADER es la participación de la ciudadanía rural en la toma de decisiones que afectan a su entorno, siendo ella la que decide qué quiere para mejorar la calidad de vida de la población. Es el llamado enfoque de Abajo – Arriba.

Los Grupos de Desarrollo Rural trabajan en Andalucía desde hace ahora 20 años, motivados por los cambios experimentados en el en el sector agrícola, la reforma de la Política Agrícola Común, los nuevos hábitos de consumo, la presión medioambiental, la rápida difusión de las nuevas tecnologías, el envejecimiento de la población, las dinámicas poblacionales (éxodo rural, neorrurales, etc. Todos estos factores que siguen afectando en la actualidad a las zonas rurales

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone